3 Tips para lidiar con el estrés siendo creativo.

public.jpeg

A finales del siglo pasado ya se hablaba de la depresión, la ansiedad y el estrés como la enfermedad del nuevo milenio. Los pronósticos se hicieron realidad: según información del 2017, 322 millones de personas en el mundo sufren depresión y otros 264 millones trastornos de ansiedad según los últimos datos revelados en ese año por la Organización Mundial de la Salud.

Esta depresión es indudablemente la respuesta a los periodos prolongados de estrés y una gran parte de ese tiempo lo consumimos en el trabajo a causa de proyectos. El problema de los creativos comienza cuando notamos lo complejo que es lidiar con nuestra propia personalidad perfeccionista y nos topamos una lista muy limitada de actividades que nos relajan. Eso sin contar la cantidad de horas extras y continuas que trabajamos.

Bajar la cantidad de horas que pasamos pensando en el trabajo podría ser una opción maravillosa, pero la verdad es que los creativos estamos todo el día procesando un proyecto.

Además nos gusta sobre pensar. Por ejemplo, los cineastas aman ir al cine porque son apasionados del medio, pero también suelen pasar momentos incómodos cuando se encuentran a si mismos analizando detalles técnicos de guion, actuación o cámaras a media película. Claro que disfrutan la película como cualquiera (o incluso más) pero lo hacen de una forma diferente y más crítica.

El arte y la creatividad como terapia tampoco funciona muy bien para nosotros quienes vivimos de hacer arte. Normalmente una persona que no vive de hacer diseño, escritura o animación toma clases de arte y distrae su mente, pero nosotros estaríamos trabajando/practicando. Una de las obvias soluciones es elegir otro arte como terapia: si se es dibujante, por ejemplo, elegir una clase de danza, si se es escritor buscar una clase de cocina, etc.

En lo personal, me resultó más satisfactorio buscar clases de algo completamente ajeno como negocios o psicología, temas de ciencia relacionados con medicina o física. Cuando leo de física cuántica o astrofísica me voy a un mundo opuesto al que vivo todos los días en mercadotecnia y en diseño.

Por estos motivos creo importante compartir con ustedes 3 tips para no estresarte siendo diseñador (ojo, nadie dijo que fueran fáciles).

TRES TIPS NECESARIOS

1. Limpia tu área de trabajo. Deshazte de todas las cosas innecesarias de tu escritorio. Redecora tu espacio para hacerlo más agradable para ti.

¿Tickets de comida, el vaso de Starbucks, plumas que ya no tienen tinta? seguramente te suena familiar. Tira todas aquellas cosas que ya no sirven y regala las que puedan ser útiles a alguien más. Minimiza la cantidad de cosas que tienes y organizalas por secciones.

¿Porqué? porque necesitas espacio para tu mente. Trabajar en orden evita que pierdas tiempo buscando materiales o archivos, evita que dejes las tareas para después y que te retardes en entregas que luego se convierten en estrés.

Coloca cosas que te hagan sonreír. Los creativos tenemos la costumbre de tener juguetes y adornos sobre el escritorio de trabajo: asegúrate de que no estorben y de que sean visualmente estéticas, conserva aquellas cosas que te hacen sentir bien.

2. Rodéate de otras personas creativas y con tu mismo nivel intelectual.

Encontrar amigos que estén en el mismo canal que nosotros es una tarea compleja, sobretodo si vives en una ciudad pequeña, pero trata de encontrar personas creativas que puedan enseñarte y mejorar. A veces el estrés se acumula porque no encontramos soluciones a problemáticas de diseño y necesitamos a alguien con quien se puedan rebotar ideas. Encontrar un equipo de trabajo adecuado es una tarea ardua, sin embargo se siente abismalmente diferente trabajar con la gente indicada que hacerlo con alguien que no te ayuda a crecer. De igual forma: deja ir a la gente tóxica que te impide liberar tu poder intelectual.

Uno de esos consejos difíciles de dar y de tomar es que si las personas cercanas a ti (amigos, familia, pareja) están causando estrés en tu proceso creativo: las dejes ir.

La creatividad es crear, es decir, innovar. Y lo nuevo da miedo, lo nuevo asusta, lo nuevo incomoda. No es nada raro que haya gente que se sienta extrañada con tu lado creativo: acepta este factor y deja ir las críticas de la gente tóxica, no te deprimas ni te estreses por ello.

Incluso algunos colegas y amigos serán tóxicos cuando den su opinión sobre ti (como profesional) o sobre tu trabajo creativo: aprende a discernir entre una crítica constructiva y una destructiva. Tómala de quien viene ¿esa persona tiene la facultad y experiencia para emitir esa crítica? si la respuesta es no: déjala ir.

3. Delega y entrena a una persona de confianza que pueda ser tu equipo o mano derecha.

Cuando se trata de negocios tener un socio o un equipo de confianza es difícil porque siempre nos queda la inseguridad de si hará bien las cosas. Nos da miedo que no cumpla con su responsabilidad y queremos haga las cosas como las haríamos nosotros olvidando que cada quien tiene su propio proceso.

De hecho, los creativos somos tan perfeccionistas que no queremos que nadie toque nuestras ideas porque tememos que se arruinen. Nos frustra.

Y aún cuando esto es completamente natural, tienes que delegar. Delegar significa confiar en alguien más para llevar a cabo una actividad y para eso necesitas pasar por muchos errores, será inevitable que algunas cosas salgan mal o diferentes a cómo las planeaste pero, luego de un tiempo, se siente muy bien. El estrés se reduce considerablemente una vez que nos atrevemos a delegar. Hazlo.


Espero que estos consejos te sirvan y que te hayas identificado con la lectura ¿te ha pasado alguna de estas cosas?